Stella Castro Miranda

Psicóloga Clínica y Musicoterapeuta


Deja un comentario

¿QUÉ ES EL AMOR? PRELUDIO 1

Escribo este artículo porque desde hace tiempo me habíais comentado que explicara mi visión del mismo y justo creo que esta semana es la apropiada para hablar de este tema.

No se puede hablar del amor sin mencionar la palabra amar ¿Qué significa amar? Significa ser sensible a la vida, a las cosas y también a las personas. Tener sentimientos hacia todo y hacia todos, sin excluir a nada, ni a nadie.

Cuando uno excluye la persona se endurece, se cierra sus propias puertas, se hace esclavo de los otros. Cuando nos endurecemos perdemos la sensibilidad ¿No te has sentido conmovido por la destrucción en cualquier lugar de una selva? ¿Por la muerte de algún animal o por alguna catástrofe? ¿ No  has ayudado en momentos a alguien que no conoces de nada? En esos momentos has dado sin pedir nada a cambio. Has sentido amabilidad y benevolencia. En esos momentos ha resurgido el Amor que se encuentra en nuestro interior y que esperaba ser liberado.

¿Se puede poseer esta clase de amor? La realidad es que ya está dentro de cada uno de nosotros. Las personas buscan el amor fuera cuando en realidad ya está dentro. Es vital que quites tus muros y barreras que es lo que coacciona a la sensibilidad. Es lo que hace que la sensibilidad se convierta en un bloque helado, gélido y frío.

Estas barreras son los juicios y los apegos. El apego (aunque ya hablaré más profundamente en otro artículo) proviene de algo que te proporciona bienestar y placer: un objeto (tablet, ordenador, ropa..); la compañía de una persona; palabras bonitas; frases de alabanza…Y entonces se produce la necesidad irrefrenable de repetir la sensación de estar con una persona o cosa. Y la cabeza te dice que sin eso no puedes ser feliz, no puedes vivir e incluso  rechazar todo aquello que no forme parte de esa vivencia grata. El concierto suena pero tú te aferras a unos cuantos compases del mismo. Solo piensas en esa sinfonía y la mente te dice que no puedes ver más allá. Te dice: ¡Sin esto no puedes vivir y es absolutamente vital y fundamental! Y de pronto aparecen la opresión y la ansiedad que son por tanto, la muerte de la maravillosa libertad que el amor conlleva. Si tratamos de apresar el amor, si intentamos  apresar unas pocas notas del mismo en el instante que se escuchan o se tocan se pierde todo disfrute y se pierde el mantenerse receptiva a las notas siguientes. Podemos saborear los caramelitos entendiendo y comprendiendo pero sin engancharse a su sabor, textura, olor y gusto.

mental2b

Otro obstáculo  son los juicios. Las opiniones a las que has llegado sobre una situación, persona o cosa. Te has plantado en un punto y ya has perdido la sensibilidad. Te has generado un prejuicio y ya estás predispuesto a no ver profundamente a esa persona como es ¿Y cómo puedes ser percibir al otro al que ni siquiera ves? Hay una obra de José Nebra que dice “Vendado es amor, no es ciego”. Es decir, nuestra mente se forma una imagen de esa persona. En el momento que etiquetes a la persona como “Esta persona es buena”; “Es Vil”  o “Rígida” o “Inflexible” “No puedo vivir sin esa persona” te habrás creado una imagen de la misma. Una foto que queda perenne en tu retina mental.

Os dejo con la Pieza de José de Nebra para que disfrutéis de la misma sin opinión, ni juicio, ni apego:

https://www.youtube.com/watch?v=4Vhi9rT9F-g

Nada Más amig@s

Stella Castro: Psicóloga y Músicoterapeuta

Anuncios


2 comentarios

DOBLE CARA

La mente a veces nos juega malas pasadas. Tiene una doble cara.

Esta dicotomía actúa en los puntos de mayor debilidad. La debilidad se da cuando no nos damos cuenta del peligro que corremos. De esos estados de No-ENCUENTRO con el Yo profundo, con esa niña o niño que tenemos tod@s. De alguna manera cuando entramos en estos estados de falta de conexión interna es porque la mente nos engaña y pensamos que las vivencias que tenemos son reales ¿Cómo pasa esto?

El proceso es el siguiente: Tenemos un celebro más antiguo que es el cerebro reptiliano. Este cerebro funciona por automatismos. Es decir, memoriza y hace. Aprendemos elementos cotidianos de esta manera, sino la supervivencia de la especie peligraría. Este cerebro vetusto manda una señal a la amígdala, la amígdala lo detecta y envía señales a través de la sinapsis neuronal  y tras un proceso complejo que ocurre en cuestión de segundos, se produce una descarga  de sustancias químicas a la sangre. Esto genera una enorme actividad física. Sentimos sensaciones corporales y nos damos cuenta de que algo nos pasa sin saber muy bien el “Qué”. De pronto experimentamos sentimientos de ira, tristeza, enfado, desazón, asco, vergüenza, miedo…son muchas y diversas expresiones fisiológicas que vienen determinadas por conexiones profundas y que pueden estar arraigadas a uniones diversas de pensamientos, barruntamientos y “Pajas Mentales”.

Sinapsis neuronal

Encontrar el camino de que lo ardúo a veces es más satisfactorio que lo fácil, conlleva reconocer y abrazar nuestras pobrezas y asumir que somos humanos y que tropezamos y nos caemos.

Reconocer los símbolos que nos da la vida nos ayuda también a detectar qué o cuál es bueno o no es bueno para nosotros.

Recordad que aquí y ahora ya somos felices. Son nuestros deseos,apegos, pensamientos y apetencias lo que en momentos nos oscurecen el camino.

Nada más Amigos

Stella Castro: Psicóloga y Musicoterapeuta


Deja un comentario

¡LA INCOMODIDAD INSTRUMENTAL!

Este tema que voy a tratar hoy es de vital importancia para los músicos. Siempre en la vida musical y no musical buscamos explicaciones a lo que nos ocurre en lo externo. Nos decimos: “Hoy parece que no me funciona bien el instrumento, que no me va el picado, que no estoy expresivo..” El músico siempre anda rumiando: ¿Habré dormido mal? ¿He descansado poco? ¿Tengo mucho estrés? Y así sucesivamente. A veces, es posible que necesitemos descansar después de una época de mucho trabajo y estrés. Sin embargo, otras veces no es así y hay que asumir que algo no va bien, lo cual, es una parte importante de lo que nos sucede.Sin embargo, lo que tendemos a hacer de manera irracional, es culparnos o echar culpas al mundo de lo que sucede. La culpabilidad existe porque es un invento de nuestra mente. No somos culpables de nada. Pueden existir en cualquier caso, causas pero no culpas. Las causas nos ayudan a  mejorar y entenderlas nos abren el camino del cambio.

harta

Nosotros, repito  ¡NO somos Culpables! Somos causas de una circunstancia. En relación a esto, barruntamos mucho. Por ejemplo, “esta embocadura de plata va mal; esta boquilla no tira; El piano está duro hoy; el labio está frío”…Es decir, ponemos la Culpa fuera ¿Por qué? Esto nos alivia de la tensión y pone la mirada en lo externo. Esto nos exime de responsabilidad y nos ahorra el trabajo de tener que hacer algo al respecto. Si lo otro es lo culpable eso nos limita nuestro campo de acción, nos bloquea y no vemos salida y, también es algo fácil, ya que así evitamos mirarnos a nosotros mismos para explorar y conocernos más.

Por eso ¿ES PRÁCTICO REALMENTE?

La realidad es que no es nada práctico ya que nuestra mente empieza a formularse muchísimas hipótesis como: “¿¡Qué pasa!?” “¡¿Por qué no suena hoy bien el instrumento?!”. Y esto anula cualquier posibilidad de intervención. Si esto pasa, un gran remedio es Aceptar la situación en el momento presente y pasar a la acción inmediatamente trabajando sobre este tema.

Este sentimiento de culpa a su vez puede conllevar también frustración e inhibición y esto puede desencadenar en reacciones futuras de ira, rabia, rencor,lucha y bloqueo.

Y nos preguntamos ¿La culpa quien la tiene? ¿El instrumento? O ¿La tengo yo?

Posteriormente, esto se psicomatiza y aparecen los malestares y más gravemente, patologías. El asunto es que siempre hay un detonante, un momento que hace que todo se vuelva caótico y nada funcione.

Y por ende, hay que buscar argumentos. Nuestra mente quiere argumentos y más argumentos. No permitáis que eso ocurra, ya que la mente nunca para, ni se cansa. Nuestra cabeza se alimenta mucho con nuestras conversaciones internas. Nos lleva a sentir que fuimos nosotros los que generamos esto y lo otro, o bien, que algo externo apareció y se desajustó todo.Nos pasamos horas repitiendo, pensamientos, sensaciones y emociones de manera mental y corporal. Gastamos combustible y no solucionamos nada.

Mucho ánimo amigo/as os dejo con estas reflexiones que espero que os sean de gran ayuda en vuestro proceso Psicológico Musical.


Deja un comentario

PRELUDIO 1: LA AUTOOBSERVACIÓN

La gente me pregunta como auto-observarse…

La auto-observación es meditación es tomar conciencia, ver, reconocer, estar consciente de que todo es pasajero, insatisfactorio y libre del yo.

Para tomar conciencia con el ser hay que saber que nos dice nuestra mente. La mente es Dual. Sin duda, esta es una idea fundamental. Se ha demostrado científicamente que tenemos dos mentes. Si tomas consciencia de esta bifurcación en tu árbol de vida, entonces podrás entender todo conflicto que hay en ti, toda tensión, Toda ansiedad. Puedes gastar toda tu vida contemplando la tendencia de tu mente a señalar el bien y el mal en todas las cosas. Te aseguro que si tú pudieras observar el trabajo de tu mente no tendrías ni un minuto de aburrimiento. La mente se pasa el día criticando o alabando. Es parte de su diatriba. Constantemente la mente hace Juicios: Esto es bueno y por tanto deseable; esto es malo y por tanto, indeseable. Observa día a día lo que piensas, pero no opines solo apunta y verás cuantos mensajes aparecen en el escenario de tu mente.

de_color-800x6001 (1)

Nada Más

Stella Castro Miranda: Psicóloga


Deja un comentario

¿QUIERES EVADIRTE? ¿QUIERES MEJORAR CON TU INSTRUMENTO? ¿QUÉ QUIERES?

Cómo Músicos nos evadimos de la realidad. Todo aquel que toque un instrumento quiere evadirse de la realidad y utiliza el instrumento como objeto intermediario para salir de sus malestares. ¿Qué pasa cuando el instrumento no puede expresar lo que deseas?

Empiezan pensamientos tipo: “Este pasaje no me sale”; “Hoy no fluye la música”… ¿Realmente que está pasando? ¿No nos podemos evadir a través del instrumento? ¿Lo que antes era agradable ahora se convierte en insatisfactorio?

evasion_musicale_by_ma_bulle_de_couleur-d84r41o

Por una parte, el Músico piensa que la práctica repetitiva es eficaz. Nos pasamos haciendo hora tras hora los mismos  movimientos musculares sin emoción. Pensamos que a más tiempo mejor y todavía hay una concepción pedagógica de: ¡Cuanto más toques y pases más horas con el instrumento, mejor te saldrá!. Es decir, “Tocar es cuestión de Horas” ¿Es cuestión de horas? Hoy en día se sabe que cuanto más repetimos motóricamente algo, nuestro cerebro empieza a mandar la señal de que esto es aburrido, que no sirve de nada. Los grupos musculares, tendones, nervios empiezan a quejarse pero no escuchamos las señales que nuestro cuerpo nos manda. Y al no tener un control de nuestros movimientos musculares y al no tener en cuenta los ritmos ultradianos internos, nuestra mejora musical lejos de avanzar se deteriora.

Deterioro

Esto entre músicos rara vez sé comenta. Y cuando decides comentarlo a algún compañero te dicen: ¡No te rayes tanto!¡Disfruta y Sé Feliz! Esto lleva a una mayor frustración instrumental porque este ocultismo hace que cuando se tienen problemas  se empiece a sentir que solo los tiene un@. Posteriormente, se visitan especialistas y empiezan a etiquetar el problema sin dar soluciones.

Pero… ¿Cuál es la causa? La causa es importante. La Causa nos puede dar Luz en este proceso aunque no es suficiente. Está claro que tenemos diversos tipos de mentes: Yo, esto lo llamo “multimente”. Nuestra manera de pensar es a varios niveles: Tenemos diversos tipos de cerebros. Si empezamos a repetir entramos en la obsesión. Esta manera repetitiva de tocar nos lleva automatizar movimientos sino se emplea el descanso adecuado. La automatización puede conllevar un aprendizaje errado del movimiento o movimientos. Si nos quedamos en esta obsesión de tocar sin entender lo importante que es, Parar y Tomar conciencia de lo “Qué aprendemos” Y “Como lo aprendemos”, la memoria cognitiva empieza a repetir movimientos compulsivamente incluso cuando no tocamos. Por lo tanto, la memoria cognitiva repite erradamente. Tomar conciencia de esto y conectar con técnicas creativas proyectivas de estudio y trabajo pueden ayudar a romper esta cadena y cambiar radicalmente tu forma de entender el estudio y tu trabajo interpretativo. Por lo tanto, rompe la cadena y no reincidas en el error compulsivo. Insiste en comprender tus procesos de aprendizaje y permite mejorar en tu práctica diaria o bien, encontrar bienestar con tu instrumento a la hora de tocar.

Nada más amigos.

STELLA CASTRO MIRANDA: PSICÓLOGA Y FLAUTISTA


Deja un comentario

ROMPIENDO BARRERAS: PABLO Y SU FLAUTA TRAVESERA por Stella Castro — Bricoflauta

 

¡¡¡PABLO UN NIÑO DIAGNÓSTICADO DE TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA QUE TOCA LA FLAUTA LA FLAUTA TRAVESERA!! Pablo Y su Flauta Travesera!! ¿Pueden los niños con distintos condicionantes tocar la Flauta Travesera? Este artículo escrito expresamente para BricoFlauta relata la vida Musical de Pablo. Pablo es un niño que tiene ahora mismo 15 años y está […]

a través de ROMPIENDO BARRERAS: PABLO Y SU FLAUTA TRAVESERA por Stella Castro — Bricoflauta


Deja un comentario

¿Por qué Sufrimos?

¿Nuestra vida es insatisfactoria? ¿Cómo se puede encontrar una salida?

Si no hubiera sufrimiento habría amor. Está claro que nuestro sufrimiento tiene una causa. Buda descubrió que la causa del sufrimiento era la construcción de pensamientos, la actividad mental. Victor Frankl que relató en su biografía (“El Hombre en busca de sentido”) las penurias que pasó en el campo de concentración nazi, dijo: “Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. Por lo tanto, ¿Qué es lo que nos hace sufrir? Es la construcción de pensamientos. La mente se mueve en una dirección que implica valorar cosas, juzgar personas y acontecimientos.  El dolor por otra parte, proviene de aspectos biológicos del ser humano que afectan al sistema nerviosoResultado de imagen de sufrimiento.

El sufrimiento es el resultado de las valoraciones, de los juicios y construcciones mentales. Si la mente no juzga, no hay sufrimiento. La mente es muy lista y se alimenta de todo esto, de las explicaciones que nos damos sobre lo que ocurre ¿Queremos seguir dándonos explicaciones o queremos mejorar? No hace falta ser sabio, superdotado o genio para aprender a vivir o ¿Prefieres Sufrir? Tú puedes escoger y el sufrimiento se escoge. Las personas pueden escoger y decidir.

 Psicóloga: Stella Castro Miranda